Cómo saber si es el momento de renovar tu logotipo y qué pautas debes seguir para hacerlo bien

diseño logotipo

Saber en qué momento exacto renovar tu logotipo es crucial para tu empresa. Estos símbolos son la enseña por excelencia que permite a los clientes reconocer, a simple vista, tu negocio. Muchos de estos emblemas parece que no cambian con el tiempo, pero las tendencias sí lo hacen y deberías saber cuándo hacerlo para adaptarte a los gustos del presente.

¿Cuándo renovar tu logotipo?

Renovar la imagen corporativa es muy importante, pero no cuando te apetezca, ni de manera radical. Hay que saber cuándo es el momento exacto, y uno de los primeros indicadores es la vigencia del diseño. El tiempo no pasa en balde y los logotipos no son ajenos a esta circunstancia. El negocio va evolucionando y la actividad a la que te dedicas ahora es muy diferente a la del pasado. Y, por eso, tu marca ya no transmite una imagen acorde a los servicios que prestas.

Otro de los momentos clave llega tras una crisis en la reputación de la empresa. Los errores se cometen y algunos son tan grandes que afectan a cómo los clientes ven a la compañía. Y es que el logo es la carta de presentación, por lo que es una gran idea darle un lavado de cara con el objetivo de recuperar parte del prestigio perdido.

Por último, si el logo de tu empresa es muy complejo, la mejor idea por la que puedes apostar es simplificarlo. Los clientes tienen que relacionarlo con la actividad de tu empresa, no pensar que se trata de una muestra de arte contemporáneo. La sencillez y simplicidad te permiten conseguir un logo más atractivo y fácil de comprender.

¿Cuáles son las tendencias actuales?

A la hora de diseñar un logotipo de calidad tienes que pensar en el presente, ya que no sabes qué traerá el futuro. En la actualidad, una de las tendencias más importantes es la sencillez. Entre las razones que impulsan esta tendencia destacan los cambios que impone la tecnología. Tu sello tendrá que aparecer en todo tipo de soportes, con variedad de resoluciones. Si es sencillo, no habrá problemas en mostrarlo tanto en un ordenador como en un reloj inteligente o en un cartel de varios metros.

Una tendencia al alza es la creación de una tipografía personalizada. Esta resulta ideal para marcar distancias con tu competencia. Además, no tienes por qué realizar grandes cambios. Basta con alterar sutilmente la longitud de los caracteres, hacer que una mayúscula sobresalga o eliminar determinados elementos, como la barra horizontal en el centro de una A.

También resulta interesante añadir caracteres especiales al logo. Colocar un «&» siempre atrae las miradas de tus posibles clientes. Eso sí, ha de elegirse este carácter con juicio, y debe ser fiel a la esencia de la marca. Así, tus clientes te reconocerán allí donde vean tu logo.

Consejos para renovar tu imagen corporativa

Para empezar, si optas por incluir una tipografía procura que sea sencilla de leer y que no ocupe demasiado. Que solo sea una palabra, como mucho dos unidas por un carácter especial. Así mantendrás la simplicidad, ya que no hay que enviar con el logo ningún mensaje escrito; para eso ya está la publicidad.

En cuanto a los colores, lo común es utilizar una paleta de tres como máximo. Un símbolo colorido puede marear a los clientes o transmitir una imagen errónea de la empresa. Esta es una apuesta por la sencillez, pero también por diferenciarte de la competencia. Además, no debes elegir los colores al azar: tienen que encajar entre ellos y, además, ir en consonancia con los de tu marca.

Hablando de imágenes, las marcas más consolidadas solo muestran un sencillo símbolo. Buenos ejemplos son Nike, Adidas o Pepsi. Los nombres de la marca son sustituidos a menudo por un símbolo, el cual es de sobra conocido por el público y está presente en todos los productos que comercializa.

Por último, analiza a tu propia competencia con la intención de encontrar la manera de diferenciarte. No consiste en imitar, sino en ver las tendencias que se repiten y procurar sobresalir por encima de ellas para diseñar un logotipo de calidad.

Como ves, renovar tu logotipo es necesario según pasan los años. Procura no ser demasiado radical y no dejes de lado las tendencias del momento y, recuerda, siempre busca diseños sencillos y fáciles de identificar en cualquier lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *