Cambiar el modelo para salvar una crisis

Saber gestionar tu estrategia de marca ante una situación de crisis es fundamental para asegurar la viabilidad de tu negocio en tiempos difíciles. Los cambios en las tendencias de consumo, o circunstancias impredecibles como la crisis provocada por el coronavirus, nos van a exigir reaccionar con flexibilidad y adaptabilidad para poder sobrevivir y atender las nuevas exigencias del mercado.

Sigue tu modelo: la flexibilidad de los negocios en tiempos de crisis

Saber distinguir entre la identidad corporativa y el modelo de negocio te ayudará a encontrar la dirección en la que avanzar, así como a encontrar un sistema de trabajo que optimice tus recursos en función de las circunstancias. No se trata de empezar de cero, sino de aprovechar tus fortalezas y adaptarlas a las nuevas oportunidades del mercado.

Para poder hacer una buena gestión de crisis tendrás que identificar aquellos atributos que te hacen único, los motivos por los que te conoce la clientela y los valores de marca que te hacen reconocible frente a los demás. Estos atributos servirán de garantía en tu nuevo modelo, por lo que deberás mantenerlos y, si es posible, destacarlos.

El siguiente peso será comprender las partes que no funcionan y detectar posibles oportunidades. Un análisis en profundidad de la situación, escuchar mucho a los clientes y, sobre todo, ser crítico contigo mismo y objetivo con las posibilidades de negocio te permitirán discernir los caminos a seguir.

Ejemplos reales que funcionaron

Te presentamos algunos casos de organizaciones que han sabido detectar esas oportunidades y sacarles partido, permanente o temporalmente. ¡Puedes aprender mucho de ellos!

1. ¿Cómo sacan los hoteles de Room Mate partido a los apartamentos turísticos?

Al descubrir que los apartamentos turísticos se estaban comiendo un buen porcentaje de la cuota de mercado de los hoteles de Room Mate, la compañía decidió adaptarse al nuevo escenario y sacar partido a su infraestructura ya existente. Para ello ofrecieron algunos de sus servicios a los propietarios de estas viviendas.

En este nuevo modelo de negocio, a través del pago de una comisión, quienes alquilen pisos turísticos en las inmediaciones de uno de estos hoteles se beneficiarán de servicios externos como la recepción 24 horas, la lavandería y la consigna. Para la cadena Room Mate esto supone un sistema de ingresos pasivos, ya que aprovechando lo que tiene es capaz de monetizar un negocio contra el que compite.

2. Netflix y la adaptación a los deseos del cliente

En el caso de esta empresa norteamericana, sus comienzos fueron los de un videoclub que alquilaba películas por correo. Su modelo de negocio era sencillo: los clientes pagaban por cada DVD que alquilaban, recibían las películas por correo y después las devolvían.

El primer cambio vino ante la insatisfacción por la falta de flexibilidad, lo que les llevó a ofrecer un servicio de suscripción en lugar del pago por uso. Posteriormente, intentando dar con soluciones para agilizar la distribución de DVD, se convirtieron en un servicio de streaming. En la actualidad, además de permitir ver producciones ajenas, también trabajan creando y distribuyendo contenido propio.

3. La reacción ante el coronavirus de Capitán Denim

La firma de vaqueros ecológicos Capitán Denim vio como sus pedidos para la temporada de primavera verano 2020 caían en picado tras el anuncio de la cuarentena. Al tener sus fábricas paradas y detectar la demanda masiva de mascarillas, esta empresa española decidió adaptarse a la nueva realidad y emplear sus fábricas y materiales en la elaboración de este producto tan demandado.

4. Cómo se convirtió Google en una empresa multimillonaria

Si piensas en diez empresas exitosas, seguro que una de las primeras en venirte a la cabeza es Google. Pero este motor de búsqueda que utilizamos a diario no siempre fue una fuente de beneficios para sus creadores. Durante sus primeros años costó encontrarle viabilidad comercial. Sus creadores sabían que era un producto útil y de calidad, pero no eran capaces de dar con una fórmula que generase beneficios.

Tras un primer intento, en el que vendieron su algoritmo para el uso corporativo, en 2003 lanzaron AdWords, la plataforma de anuncios dentro de las páginas de resultados. Esta modificación les ayudó a pasar de tener pérdidas millonarias a unos ingresos superiores a 41.000 millones de dólares en 2019.

Como puedes ver, adaptar la estrategia de marca a las demandas del mercado puede suponer un punto de inflexión en tu empresa. Sabiendo escuchar y reaccionando a tiempo, conseguirás ser relevante para el cliente durante más tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *