Cómo definir el tono de un texto online

El copy orientado al lector proporciona una gran efectividad en publicidad y marketing de contenidos. Gracias a ese planteamiento enfocado a tu audiencia, consigues publicar textos que enganchan y que logran informar, entretener, formar y, a la vez, persuadir.

Uno de los puntos clave para saber cómo dirigirte a un determinado tipo de público es el tono que usas en tus textos. Sobre todo cuando el soporte es digital, debes tener en cuenta la variedad de personas que pueden leerte. Y en estos casos definir la personalidad de tu marca y el perfil de tus lectores puede ayudarte a encontrar el tono ideal para tus publicaciones online.

Tonos habituales

Hay una serie de tonos habituales en este ámbito. Son los más usados en el sector, y se definen por una serie de características que, a su vez, están relacionadas con el público al que van dirigidos los textos.

Tono cercano

Es uno de los más usados, y busca estrechar lazos de familiaridad con quienes van a leer tu texto. Por esa razón hay un trato directo, preferentemente de tú, de manera que se hace partícipe al lector del contenido de una determinada entrada. Además, se utiliza un vocabulario fácil de entender, sin tecnicismos y neutralidad en las afirmaciones.

Tono formal

Esta forma de escribir tiene un objetivo, principalmente, de divulgación. Al igual que el tono cercano, también se vale de la neutralidad, lo que provoca que se trate de algo muy similar al estilo periodístico. En este caso, sin embargo, y a diferencia del anterior, no se usan apelaciones directas al lector; el autor utiliza plurales inclusivos (normalmente la primera personal del plural, nosotros) para dirigirse a su audiencia.

Tono técnico

Es el siguiente peldaño de los tonos de un texto online, en el sentido de que, en este caso, el público al que va dirigido es más específico. Por tanto, suele tratarse de un target mucho más concreto que en los tonos anteriores: ahora te diriges a un lector especializado en algún tema y, para ello, utilizas vocabulario técnico y propio de la materia. Como redactor, hablas de forma impersonal, utilizando numerosas frases reflexivas, sin opiniones o juicios de valor, y no utilizas el  ni el nosotros para hacer apelaciones al lector.

Tono promocional

Este tipo de tono está totalmente diferenciado de los anteriores en su planteamiento. La razón es que con él se busca influir en la decisión de compra de los lectores. Con tus palabras quieres persuadir, convencer de que un producto o servicio es el más adecuado. Lo más habitual en este tipo de casos es que una empresa dibuje su mapa de público y, a través de este tipo de textos promocionales, pretenda motivar a la compra. Todo ello con un estilo muy directo, que incluya apelaciones tuteando al lector, apelando a las emociones, tratando de crear la sensación de necesidad y animando a la compra con llamadas a la acción.

Como verás, son cuatro tipos de textos muy bien diferenciados. Habrás de elegir en cada momento el ideal para cumplir con los objetivos de tu negocio, atrayendo al tipo de lector que necesites.

Enfoque al público

Si estás a cargo de un blog o una web, debes tener muy claro el concepto de enfoque al público en los textos que elabores. Y si eres copywriter, esto es incluso más importante, porque la efectividad de tus palabras depende de ello. Elegir bien el tono te ayuda a ser reconocible, a dejar una marca en la mente de tus lectores, a diferenciarte de tu competencia y a dotarte de una individualidad que resulta esencial en un escenario tan competitivo como el actual.

Pero, además de esto, debes decidir la dimensión del tono de los textos. Es decir, ¿qué resulta más efectivo para ti? ¿Un estilo divertido, serio, irreverente, respetuoso, entusiasta, práctico…? La excesiva formalidad e impersonalidad puede hacer que los lectores te sientan distante. Por el contrario, un tono demasiado informal puede dar la sensación de falta de experiencia y profesionalidad.

Quizá pienses que la mayoría de las personas que leen blogs en Internet prefiere un tono informal. Sin embargo la percepción depende del contexto, así que cuando elabores una estrategia de copy orientado al lector piensa en todas sus posibles implicaciones.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *