Jump! alerta del cambio de entorno global en 2016

JUMP Madrid

La incierta evolución de los mercados emergentes y las tensiones en la Unión Europea forman parte del paisaje que tendrán que afrontar en 2016 las empresas españolas que operan en los mercados internacionales. El diplomático Inocencio Arias, el economista Emilio Ontiveros y el gestor empresarial José Vilches han protagonizado el primer encuentro Jump para la Internacionalización, moderado por el periodista Arturo Criado, celebrado hoy en el Hotel Palace de Madrid.

Para el diplomático Inocencio Arias el factor más preocupante que afrontamos es el debilitamiento del proyecto europeo. “En el corazón de la Unión Europea asistimos a una preocupante división en torno a la idea de Europa. Alemania mantiene su entusiasmo pero a los euro escépticos de siempre como Gran Bretaña empiezan a sumarse países como Polonia o Hungría”, ha afirmado.

“La crisis de los refugiados, su exceso de moralina, ha evidenciado esa división ante el desembolso económico que supone acogerlos a todos y el riesgo que perciben algunos miembros de generar un efecto llamada al que no tengamos capacidad de responder. La economía acentúa la tensión norte-sur, la idea en el norte de que en el sur somos perezosos y en el sur de que nos imponen políticas duras. El resultado es una Europa que cuenta menos en el mundo. En el ámbito antiterrorista, hasta los atentados de París, era clara la disminución de la cooperación con Estados Unidos. Frente a nuestro debilitamiento tenemos un poder claramente emergente, China”, ha añadido.

En su intervención Emilio Ontiveros ha destacado que la evolución del entorno internacional será cada vez “más vinculante” en la marcha de la actividad empresarial a todos los niveles. “La importancia que van a tener las decisiones que tomen las empresas en el ámbito internacional deberán ser necesariamente muy meditadas y prudentes dado el entorno económico global en el que nos encontramos. El deterioro en el desarrollo de los países emergentes, con China y Brasil en transiciones nada cómodas, sumado a la inestabilidad financiera -con el peor enero en la historia de la Bolsa- van a condicionar a la baja el crecimiento del comercio a nivel mundial y afectarán también a la solidez de nuestra economía nacional”.

El Marketing Global Category Director de Campofrío, José Vilches, ha abogado por aprovechar el momento actual de la competitividad española para promover uno de los saltos más ambiciosos que puede dar una empresa en otros mercados: pasar de la exportación a la internacionalización. “Se comienza con exportaciones pasivas como sucedía hace décadas. Se pasa a exportaciones más activas a través, fundamentalmente, de la creación de un departamento de exportación con distribuidores. Pero la ambición debe llevarnos más lejos. Cuando sea posible a crear filiales comerciales adaptando nuestras políticas comerciales y de marketing a cada mercado prioritario e incluso filiales plenamente integradas incluyendo centros de producción y cadena logística propia, como es nuestro caso en algunos países”, ha explicado.

“En Campofrío, una de las primeras compañías españolas que tuvo verdadera vocación internacional sabemos que en un mundo globalizado, los modelos exportadores clásicos en muchos casos ya no sirven. Exportar es simplemente vender los productos o servicios que ya producimos en otro país. Internacionalizarse es un proceso más complejo y ambicioso que transforma a las empresas en actores globales. Eso supone una mutación cultural interna y el nivel de recursos necesarios es más elevado con un tiempo de retorno más largo, pero el resultado es la adaptación a todas las sensibilidades culturales, a la comprensión de cada mercado en el que estamos presentes, de sus reglas del juego, compitiendo cara a cara con empresas locales o multinacionales presentes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.