Hipotecas Multidivisa: primeras sentencias favorables para los afectados

Yenes Japoneses

Las hipotecas multidivisa son un derivado de la combinación de préstamo hipotecario y producto financiero, que comenzaron a comercializarse a través de las entidades bancarias a partir de 2006 y hasta 2009 principalmente. En ese momento, el Euribor alcanzaba cuotas de hasta el 4% y el principal atractivo de estas hipotecas era el bajo tipo de interés (un 1%), derivado de la concesión del producto en monedas como los yenes japoneses o los francos suizos.

Miles de clientes, siguiendo la recomendación de sus entidades bancarias, contrataron este tipo de préstamo para la adquisición de su vivienda habitual, atraídos por el tipo de interés, sin ser conscientes de las consecuencias que podrían producirse debido a la volatilidad de los tipos de cambio de las divisas. Teniendo en cuenta que un préstamo hipotecario es un producto a largo plazo, podía ser previsible que los cambios en las diversas monedas afectasen de forma importante a estas hipotecas, aspecto que en muchos casos no fue informado por parte de las entidades financieras y cuyo conocimiento es propio de expertos en la materia.

Actualmente existen en España más de 60.000 hipotecas multidivisa, cuyos titulares han visto cómo, con los vaivenes de los tipos de cambio de las monedas en las que fueron contratados sus préstamos, su deuda ha ido creciendo exponencialmente, tanto en el nominal de las hipotecas, como en las cuotas mensuales a pagar. Los niveles de endeudamiento de estos clientes han llegado a límites en muchos casos insostenibles, sobre todo con la llegada de la crisis y el empeoramiento de las condiciones económicas de muchos de ellos.

Después de varios años de sentencias negativas por parte de los Tribunales, en estos momentos los jueces comienzan a dictar sentencias favorables a los suscriptores de estos préstamos hipotecarios, dado que en su momento se comercializaron de forma fraudulenta, sin ofrecer la suficiente información, sin analizar la adecuación del perfil del contratante a dicho producto y sin que las entidades financieras hayan velado por los intereses de sus clientes, como así les obliga la ley.

Según Marcelino Tamargo, abogado del despacho Espacio Legal: “Las hipotecas multidivisa son un ejemplo más de los muchos productos tóxicos que han sido comercializados por las entidades bancarias sin tener en cuenta el perfil de sus clientes y su obligación de proteger sus intereses. Las sentencias favorables que se están produciendo son muy alentadoras y es un excelente momento para que los afectados defiendan sus derechos mediante la vía judicial”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.