Por qué definir el perfil de identidad corporativa es clave para el éxito de tu empresa

Definir correctamente el perfil de identidad corporativa (PIC) es una decisión clave para el futuro de una empresa. La manera en la que lo delimites en el seno de tu organización va a tener un impacto directo en cómo los diferentes públicos perciban a la marca. Por ello, a nivel estratégico es determinante y no conviene descuidarlo.

A continuación te explicamos en profundidad todo lo que necesitas saber sobre el PIC para que seas consciente de la importancia que tiene y de cómo aplicarlo.

Qué es el perfil de identidad corporativa

El perfil de identidad corporativa busca asociar determinados atributos positivos a la organización para, de este modo, delinear la personalidad corporativa y marcar un punto diferenciador respecto al resto de los competidores.

Se trata, por tanto, de decidir cómo la empresa quiere que se sea vista su marca y qué impresión quiere dejar en sus diferentes públicos objetivos. Hablamos de marcar un rasgo diferenciador que haga que nuestra identidad corporativa sea única.

La toma de decisión de un PIC concreto traza una guía para toda la actividad comunicativa de la empresa. Todos los elementos de branding deben ser coherentes con este principio y servir para fortalecerlo.

Cómo definirlo como parte de una estrategia de branding

Si ahora estás dando pinceladas a tu branding empresarial, como primer paso en tu estrategia de branding te interesa conocer la manera de definir el perfil de identidad corporativa.

Para empezar, debemos identificar y estudiar los diferentes elementos que contribuyen a la identidad corporativa de la marca. Una vez establecidos cuáles son los elementos corporativos, tenemos que analizar cómo se relacionan con nuestros públicos en el contexto actual.

El PIC aglutina tres tipos de atributos que tienes que valorar: los rasgos de personalidad de la empresa (los que definen cómo es la organización), los valores institucionales (asociados a las creencias de la empresa) y los atributos competitivos propios (la manera en la que la empresa trabaja). A su vez, estos atributos pueden ser tangibles, cuando se basan en características físicas del producto o servicio, o intangibles cuando no se basan en un dato y se trata de creencias.

Tras determinar la importancia y el valor de cada uno de los atributos, tu empresa ha de ser capaz de elegir una combinación acorde a los objetivos perseguidos. Para determinar si los atributos escogidos se corresponden con el PIC deseado y son coherentes, se aconseja valorarlos según criterios de comunicación, relevancia, diferenciación, sostenibilidad y capacidad de implementación.

Estrategias del perfil de identidad corporativa

¿Cómo puedo saber cuáles son los atributos que debo escoger para mi marca? ¿Qué estrategia de branding debería seguir?

Para ayudarte a responder a estas preguntas, te contamos cuáles son las tres estrategias que se pueden seguir para definir el perfil de identidad corporativa.

Estrategia de asociación

Se trata de una estrategia que busca imitar los atributos asociados a la marca líder del sector para aprovechar su imagen positiva y su éxito. No es un una estrategia muy recomendable a largo plazo y entraña importantes riesgos, ya que si el líder sufriera una caída, afectaría también a sus imitadores.

Estrategia de diferenciación

Se caracteriza por establecer atributos de diferenciación del resto del sector. En ocasiones, se trata de una gran diferenciación en forma y contenido y, en otros casos, de una pequeña diferenciación en pequeños elementos, mientras se mantienen otros rasgos propios y comunes del sector.

Estrategia mixta

Se habla de estrategia mixta cuando una empresa opta por llevar a cabo el lanzamiento de su marca con una estrategia de asociación, pero que a medida que esta empieza a consolidarse, comienza a adquirir atributos diferenciadores para alejarse progresivamente de sus competidores.

Todo lo que una empresa hace, comunica en todas las direcciones. ¿Tienes claro lo que tu empresa está comunicando? Si no es así, quizás sea momento de sentarse a analizar los valores alrededor de tu marca, tus públicos objetivos y los objetivos establecidos.

El perfil de identidad corporativa ha de ser el punto de partida para el branding empresarial de cualquier organización. Desde aquí, podrás dibujar el futuro de tu cultura organizacional y todas las comunicaciones que involucren a tu empresa a diferentes niveles, de manera interna y externa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *