Mejorar la comunicación externa para atraer, retener y fidelizar a los clientes

Comunicación con clientes

Mejorar la comunicación externa es clave para construir un mensaje corporativo capaz de atraer el interés de nuevos clientes, y así crear un vínculo emocional con los ya existentes. De esta forma conseguirás retener y fidelizar a tu audiencia, a la vez que mejoras el potencial comercial de tu marca.

Creando un plan de comunicación estarás desarrollando las herramientas necesarias para tomar el control de tu discurso corporativo, atajando aquellas dificultades que puedas encontrarte a la hora de estrechar lazos con el cliente. Te mostramos algunas estrategias que debes valorar para lograr este objetivo.

Coloca al cliente en el centro de tu discurso

Puedes seguir ejemplos de éxito, como los de Amazon e Inditex, y poner al cliente en el centro de tu estrategia de producto y comunicación. Las empresas centradas en el consumidor son una gran tendencia en la actualidad: ¿qué mejor forma hay de fidelizar clientes que mostrar preocupación e interés real por sus necesidades? Para ello puedes hacer lo siguiente.

Hacerles partícipes en el desarrollo de nuevos productos. A través de la investigación de sus necesidades y deseos, con distintos sistemas para recoger su feedback.

Premiando su confianza con programas de membresía que ofrezcan ventajas, bonificaciones, acceso premium a nuevos productos, etcétera.

Ofreciéndoles una experiencia de compra excelente donde encuentren lo que buscan sin dificultad y las transacciones se cierren de manera rápida y eficaz.

– Un buen servicio de atención al cliente es clave en la comunicación corporativa eficiente. Te ayudará a medir el nivel de satisfacción del cliente y actuar en consecuencia. Podrás ofrecer soluciones ante experiencias negativas y estrechar lazos ante las positivas.

Haz de la transparencia y la honestidad tus señas de identidad

En un momento en el que los usuarios tienen un acceso a la información casi ilimitado, transmitir un mensaje de transparencia y cercanía es una apuesta ganadora. Una relación sólida con el cliente se basa en la confianza, ¿y qué mejor manera de ganarte la credibilidad de tu audiencia que siendo transparente en tu gestión?

Cometer errores a lo largo de la trayectoria de tu marca es prácticamente inevitable, pero asumiendo tu responsabilidad y dando la cara ante la posible insatisfacción de un cliente estarás potenciando tu imagen de dos maneras. Por un lado, mejorarás la experiencia del individuo, y, por el otro, transmitirás fiabilidad al resto de usuarios. Esto implica ir más allá de atender a quienes estén insatisfechos ante un conflicto, tomando medidas para corregir los errores que hayas cometido y sobre los que tengas control.

Practica la consistencia en tus mensajes

Otra herramienta muy útil para construir una relación de confianza con tus clientes es la consistencia en los mensajes que lanzas. Transmitir un discurso errático puede terminar afectando a tu audiencia, que en el mejor de los casos estará confundida y, en el peor, desconfiará de la calidad de tus productos o de la honestidad de tu negocio.

La estabilidad de tu discurso permite a los clientes saber qué esperar cuando interactúan con tu marca. Al mismo tiempo transmite confianza sobre la fiabilidad de tu negocio. Ambos aspectos son fundamentales para que los clientes potenciales depositen su confianza en ti, y los ya existentes estarán dispuestos a repetir y a recomendarte a terceros. Para ofrecer un mensaje sólido necesitarás tener muy claro quién eres como marca, cuáles son tus fortalezas y qué es lo que hace de tus productos y servicios algo especial y mejor que los de la competencia.

No pierdas de vista la relevancia de tus comunicaciones

Tan importante como la forma en la que te comunicas con tu audiencia es la relevancia de los mensajes que lanzas. Aunque crear un flujo de comunicación constante es importante para seguir presente en la mente de tus consumidores, saturarlos con mensajes irrelevantes es perjudicial.

Con un plan de comunicación estratégico podrás crear un calendario en el que controles cómo y cuánto te pones en contacto con tu base de datos. Procura planear acciones que aporten valor añadido con información relevante, novedades o descuentos. Evita las comunicaciones excesivas en tono promocional que intenten crear oportunidades de venta de la nada.

Siguiendo nuestros consejos podrás mejorar la comunicación externa de tu negocio, y así trabajar para construir una relación sólida con tus clientes donde la confianza y la transparencia sean los pilares fundamentales. Así conseguirás estar presente en su memoria y colocarte en los primeros puestos a la hora de tomar la decisión de compra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *