Los errores de comunicación más frecuentes en las empresas: ¿cuáles son las consecuencias?

Los errores de comunicación de las empresas surgen, a menudo, cuando esta es descuidada. Buena parte de la imagen de tu empresa viene dada por la comunicación que realices, por lo que debes evitar cometer errores. Sea interna o externa, no puedes fallar en la transmisión exacta de tu mensaje o tendrás que enfrentarte a las consecuencias.

Los errores más frecuentes en la comunicación de empresa

Dar un discurso ante los inversores, motivar a los trabajadores o una campaña publicitaria son formas de comunicación de empresa. Cada una de ellas persigue unos objetivos y se realiza por unos canales diferentes. Sin embargo, la calidad del mensaje debe ser la máxima para que resulte efectivo. Elegir las palabras, la puesta en escena y el lenguaje corporal, entre otros factores, son clave para alcanzar el éxito. Pero, ¿cuáles son los errores más frecuentes?

1. Falta de claridad

Planear la comunicación te permite clarificar el mensaje. Sin ella no sabrás hacia dónde dirigir el discurso, por lo que el público al que esté dirigido no lo comprenderá. Esto puede llevar a confusiones, pérdida de interés o fomentar una imagen de poca profesionalidad, algo que quieres evitar a toda costa. Así que una preparación previa y determinar el objetivo del mensaje te permitirá resultar claro.

2. Incoherencias

Este es un problema que también surge de la mala planificación o de la improvisación. La comunicación que realices debe ser coherente en el mensaje y sencilla de comprender. Si el público escucha una cosa y luego la contraria, lo más probable es que dejen de atender. Además, en caso de que la comunicación esté pensada para uso interno, procura cumplir con lo dicho o influirá muy negativamente en el ambiente laboral.

3. Mala redacción

Solo afecta a los comunicados por escrito, pero es un detalle más importante de lo que crees. Las formas son indispensables, tanto como un mensaje sólido, por lo que si el documento está lleno de faltas de ortografía, una pésima sintaxis y desestructurado, no esperes que te tomen en serio. Esto es importante si tu empresa es de grandes dimensiones, ya que podría ser la comidilla de las redes sociales y cronistas de medios de comunicación.

4. No aceptar críticas

Siempre hay espacio para la mejora. Las críticas, si son constructivas, te permitirán pulir la comunicación empresarial que estás realizando. Quizás necesites mejorar el vocabulario utilizado en los escritos, tu redacción, el tono usado en los discursos o los ademanes que realizas, por lo que hay que estar abierto a la crítica y dispuesto a mejorar. Piensa que esto te permitirá llegar más lejos.

5. Eludir temas comprometidos

Buena parte de la comunicación no versará sobre temas positivos o sobre promoción de un producto. En algunos casos tendrás que dar malas noticias y no es recomendable eludirlas. La mentira está muy mal vista, al igual que ocultar información. Procura ser directo y afrontar el tema con transparencia; así evitarás agudizar el problema que estés padeciendo.

Las consecuencias que trae errar

Como te imaginarás, toda acción que realices va a traer consecuencias. Una de las más significativas es no conectar con el remitente del mensaje. Esto afecta especialmente a la comunicación externa, a una campaña publicitaria, por ejemplo. Sin un objetivo, una puesta en escena tan atractiva como cuidada y claridad en lo que se dice, el público no prestará atención. Así, solo conseguirás un rotundo fracaso, el cual puede afectar a la viabilidad de un producto.

Además, también puedes llegar a enviar un mensaje totalmente desconectado de la realidad, el cual no cumplirá ningún objetivo y que muy poca gente estará dispuesta a escuchar. Esta consecuencia llega a ser problemática, ya que los receptores pondrán en duda el contenido de la comunicación y luego a quien la ha diseñado. Si pierdes un poco de tu credibilidad y prestigio, te costará un gran esfuerzo recuperarte.

Como ves, es importante evitar los errores de comunicación, ya que sus consecuencias son potencialmente desastrosas. Si bien es imposible realizar un discurso o una campaña de comunicación o publicidad perfecta, nada te impide repasar tus comunicados y tratar de acabar con errores como los que has visto en esta entrada. Así lograrás enviar solo el mensaje que tienes en mente, y evitarás conducir a tu empresa hacia el fracaso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.