El manual de imagen corporativa: pautas para elaborar uno

La imagen de una empresa, su principal activo, depende en gran medida de la identidad de marca. Pero para sacarle el máximo partido necesitas definir criterios que la normalicen: esa es la función del manual de imagen corporativa.

Manual de imagen corporativa

Esta es una guía que define, determina y presenta la identidad visual de una empresa y cómo debe mostrarse. Sirve para asegurar que tu marca sea coherente en todas sus apariciones, reconocible, identificable y acorde a unos criterios definidos.

Piensa que si en cada comunicación cambias de colores, tipografías, dimensiones y proporciones, nadie te reconocerá; transmitirás caos, desconfianza y dejadez. Consecuentemente, se trata de una herramienta básica que requerirá cualquier persona encargada de elaborar piezas de comunicación para tu marca.

Cómo se elabora un manual de imagen de empresa

En realidad, existen muchos tipos de manual de identidad corporativa. Desde los más sintéticos y breves, que facilitan la consulta y dejan gran libertad a la interpretación, a los más extensos y minuciosos, habitualmente solicitados por grandes grupos o compañías. Si te preguntas cómo se elabora uno, este es el proceso a seguir.

1. Determina y define la esencia diferencial de tu marca.

2. Presenta los usos correctos e incorrectos del logo.

3. Selecciona las tipografías corporativas.

4. Establece los colores específicamente.

5. Define el tono de voz de tu marca, imprescindible para unificar los textos.

6. Delimita cómo usar imágenes y fotografías de carácter corporativo.

Partes del manual de imagen corporativa

El punto de partida de la elaboración de este manual ha de ser asumir la marca como propia, entenderla plenamente y trabajar a conciencia para sacarle el máximo partido. A la hora de crearlo, estos son los apartados que debes contemplar.

A. Definición. Lo primero es desarrollar y compartir el sustrato, la esencia de la marca que vas a presentar. Es conveniente mostrar cuáles son los valores, la filosofía y el contexto en los que ha surgido esa marca específica.

B. Creación de logomarca. Se llama así a la imagen gráfica que identifica, sintetiza y diferencia a tu marca. Debe ser acorde a la esencia de esta y, desde luego, tienes a tu disposición infinidad de alternativas. Con todo, debe incluir un logotipo eficaz y acorde a la naturaleza de tu imagen y de tu público.

C. Elección de una paleta cromática. Debes seleccionar no solo los colores de tu logotipo, sino también esos otros tonos asociados indirectamente a la representación de tu imagen. Evidentemente, deben ser coherentes entre sí y con los productos que comercializas, aplicando con acierto la psicología del color. ¿Comprarías un producto de limpieza con un envase marrón?

D. Selección de la tipografía. Es la fuente o letra concreta en la que presentarás tus textos. Pueden ser varias, pero siempre se han de definir jerarquías y usos específicos para cada una.

E. Desarrollo de piezas de papelería y otras aplicaciones, como salvapantallas, firmas para email, etcétera. Es imprescindible definir cómo se concretarán, en la práctica, esas apariciones corporativas.

F. Iconografía. En función de cada marca, se diseñarán o elegirán pictogramas, iconos e imágenes. Estas se asociarán de forma recurrente o preferente con ella.

G. Usos correctos e incorrectos. Se trata de anticiparse y establecer qué prácticas son correctas y cuáles no en las distintas aplicaciones de la marca. Es la única alternativa para conseguir la homogeneidad buscada.

Para qué sirve un manual de imagen empresarial

¿Para qué sirve contar con un manual de identidad corporativa? Fundamentalmente, te ahorra tiempo y te garantiza la unidad de criterio imprescindible para representar tu marca con coherencia. Es una herramienta indispensable para dar uniformidad a sus apariciones, y para que siempre sea asociada y reconocida como quieres. En concreto, te permite lo siguiente.

• Dar solidez, continuidad y perdurabilidad a tu imagen de marca.

• Mejorar tus procedimientos de trabajo con la marca.

• Reforzar tus comunicaciones corporativas, en medios propios y ajenos.

• Alejar el riesgo de asociaciones no deseadas.

Un elemento indispensable en el marketing actual

Si queremos proteger nuestra marca, siempre necesitaremos contar con un manual de imagen corporativa. Y su elaboración debe ser realizada por profesionales cualificados para que sea verdaderamente eficaz. Se trata de un elemento de consulta y uso obligado de cara a cualquier aplicación de la marca que sea necesario elaborar, y gracias a él todos los publicistas o expertos en marketing que trabajen contigo tendrán claro a qué atenerse. Tu empresa será más coherente, reconocible y valorada.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *