Diferencias entre un plan de comunicación y un plan de marketing para tu empresa

Los conceptos de marketing y comunicación se confunden a menudo. Es probable que no sepas cómo delimitar cada uno de ellos y las actividades que entrañan. De hecho, hay entidades que fusionan en un único departamento las labores de uno y otro. Y es que, aunque un plan de comunicación y un plan de marketing sean dos cosas diferentes, tienen algunos puntos en común. El principal es tratar de influir de manera positiva en el público.

Diferencias entre plan de comunicación y plan de marketing

A pesar de existir una interrelación entre ambos, un plan de comunicación es algo distinto a uno de marketing. Te explicamos en qué divergen:

1. Mientras el primero centra su actividad en trasladar un mensaje del emisor (responsable de la empresa) a su receptor (trabajadores y público objetivo o general), el segundo destina los esfuerzos a lograr que se materialice una determinada compra.

2. Los fines del plan de comunicación pasan por crear o mejorar la imagen de marca, trabajar la estrategia empresarial e incrementar la cuota de mercado, entre otros. El de marketing se refiere a un aumento porcentual de las ventas, incrementar la presencia en las redes sociales, hacerse con una mayor cuota de mercado…

3. El documento con estrategias de marketing busca oportunidades de venta. El de comunicación se preocupa de la imagen empresarial y su reputación.

4. El plazo en el que se fijan objetivos también es diferente. En el caso del marketing son a corto plazo, ya que se persigue la compra casi inmediata. En el caso de la comunicación, se establecen metas a medio y largo plazo.

5. Los profesionales que elaboran uno y otro plan tienen diferente formación. Unos son expertos en marketing y publicidad. Los otros son especialistas en estrategia de comunicación empresarial, como los periodistas.

Qué es un plan de comunicación empresarial

Es aquel documento en el que se recogen una serie de aspectos de vital importancia para tu empresa. Para empezar, contiene el mensaje que esta va a tratar de trasladar al público al que se dirige para responder a los objetivos que te hayas marcado con anterioridad. Puede responder, por ejemplo, a la necesidad de crear una imagen de marca.

Este puede ser un plan concebido a nivel interno, dirigido a tus empleados y distintos estamentos o departamentos que conforman la empresa; o externo, diseñado para posibles clientes, un público objetivo o la sociedad en general. Su soporte puede ser físico (offline) o digital (online).

En él se abordarán una serie de cuestiones, como los canales que se van a emplear, los recursos contemplados, cómo fomentar la bidireccionalidad de la comunicación iniciada y un largo etcétera.

La estrategia que decidas emplear es otro de los puntos que goza de gran importancia. Debes seleccionar las acciones que pondrás en práctica para materializar los fines que te hayas marcado. Desde la creación de contenido propio a compartir el de otros profesionales, pasando por interactuar con tu público directo, o la decisión de comentar o no las publicaciones de otras marcas del mismo sector.

El plan de comunicación empresarial incluye, igualmente, una medición de los resultados. Será así como midas la efectividad de los pasos anteriores.

En qué consiste un plan de marketing de empresa

Este plan contiene una serie de actuaciones basadas en la relación que tu empresa y su producto estrella mantienen en la actualidad con el mercado. Su principal objetivo será vender dicho artículo, en el que basa su actividad tu firma, a sus potenciales clientes.

¿Cómo lo hará? Los métodos que adoptes se recogerán en este plan. Incluirá las directrices para conseguir que se materialice la compra, sin olvidar otros aspectos como la posterior fidelización y la competencia. Hablamos, en definitiva, de los pasos para alcanzar las ansiadas metas de la organización.

En el documento en cuestión se estudiarán las necesidades del público para intentar dar con la respuesta conveniente, llegándose a modificar, si es preciso, la producción. También se estudiará cuál ha de ser el precio de lanzamiento y cómo ha de abordarse la consiguiente distribución.

La promoción es otro de los puntos cuya importancia se revela como fundamental en este documento. Para ello, establecerá una serie de líneas de trabajo entre las que puede estar incluida la comunicación.

Ahora ya podrás diferenciar entre un plan de comunicación y uno de marketing. ¡Apuesta por el que mejor se ajuste a tus objetivos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *