¿Cuáles son los factores del éxito de la comunicación corporativa?

El concepto de comunicación corporativa no es nuevo y se da por hecho que todas las empresas lo conocen a la perfección. Sin embargo, todavía puedes encontrarte con muchas iniciativas que no apuestan por este tipo de comunicación, bien sea por no entender sus funciones y beneficios o simplemente por desconocimiento.

¿Conoces este concepto? Es muy sencillo. La comunicación corporativa es una serie de acciones dirigidas a propagar la actividad de una entidad a diferentes públicos con el objetivo de mostrar una imagen íntegra y transparente. Para ello, el responsable de comunicación se encarga de desarrollar un conjunto de acciones que permiten conectar a la compañía con un público externo (comunicación externa) o con las personas que la integran (comunicación interna) con el fin de mejorar la relación entre ellos. Algunos ejemplos son la atención el cliente, el marketing online, la organización de eventos y los comunicados internos y externos.

Claves del éxito de la comunicación corporativa

Si quieres alcanzar el éxito con tu comunicación empresarial, te recomendamos que tomes buena nota de las siguientes claves. ¡Tenlas muy en cuenta cuando pienses en tu negocio!

1. Dale prioridad al interés de tu público objetivo

Es fundamental que tu comunicación corporativa esté dirigida a tu público objetivo o target, o lo que es lo mismo, a aquellas personas que estén interesadas en aquello que ofreces. Pero antes de ello, debes ser tú quien les escuche primero y los conozca a fondo. Esta es la base sobre la que vas a construir toda tu estrategia de comunicación.

Por eso, es importante que averigües qué les gusta, cuáles son sus intereses, preocupaciones, necesidades, dudas y prioridades. Cuanta más información tengas, mejores mensajes podrás enviarles.

2. Planifica cada acción de comunicación empresarial

Programar cada acción comunicativa de una manera clara y siguiendo un protocolo determinado, es esencial para controlar cada proceso de comunicación que pongas en marcha en una organización.

Esta es la fase en la que delimitas el público al cual dirigirse, los recursos necesarios (herramientas, tiempo e inversión), las personas asignadas para cada tarea, la definición de un calendario con los pasos a seguir y lo que quieres conseguir con cada acción.

3. Evita los mensajes corporativos

Los consumidores son cada vez más exigentes y no se conforman con cualquier contenido distribuya una organización o marca. Las palabras vacías y los eslóganes tradicionales no les aportan nada. Por lo tanto, trabaja tu comunicación en esa dirección y aporta mensajes relevantes y de valor.

Lo más seguro es que te sientas orgulloso de tu producto o servicio y estés deseando darlo a conocer a todo el mundo. A pesar de ello, eso no le va a importar a nadie si no muestras su utilidad y las ventajas que le aporta a tu cliente potencial. ¡Usa tu imaginación y sé creativo!

4. Mantente informado de la actualidad

Cualquier profesional del sector de la comunicación tiene el deber de estar en permanente contacto con lo que sucede a diario, fuera y dentro de su iniciativa. Para ello, debes conocer:

– Los movimientos de la competencia y sus estrategias de comunicación.

– Los resultados de las encuestas de satisfacción de los clientes, las opiniones que circulan por la red y la reputación de la marca.

Ten en cuenta que toda actividad de marketing o comunicación digital puede poner tu paciencia a prueba. Mantén una actitud abierta y saca conclusiones positivas, incluso de los aspectos más negativos.

5. Haz un plan de crisis

No tiene por qué suceder, pero tienes que estar prevenido para solucionar una posible crisis de reputación. Improvisar en estos casos es lo peor que puedes hacer, y seguramente termine mal. Cuando ocurre algo que amenaza la reputación de una empresa o su imagen pública, el cometido principal del responsable de la comunicación corporativa es aconsejar a los directivos y altos cargos sobre las mejores maneras de reaccionar.

Una crisis suele requerir un incremento de esfuerzo recabando datos, trabajando con abogados, políticos, funcionarios de las administraciones públicas, personal de emergencias o responsables de comunicación de otras organizaciones. De hecho, estar en posesión de un plan de crisis puede evitar ese conflicto, ya que en dicho documento puedes prever cómo reaccionar ante situaciones negativas.

El éxito en la comunicación empresarial: un camino largo

Esperamos que estas claves te ayuden a mejorar tu comunicación corporativa. Aplícalas correctamente y los resultados vendrán por si solos. Con tiempo y esfuerzo, tus mensajes se entenderán tal y como deseas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.