Ideología y causas sociales: su repercusión en la comunicación corporativa

De todos es conocido que hay diversas causas sociales y ambientales a las que la mayoría de las marcas se unen desde hace años, a través de sus estrategias y su comunicación corporativa. La diversidad y el apoyo al colectivo LGTBIQ+ y a la reciente celebración del Orgullo es una de ellas.

Por supuesto, siempre hay un determinado grupo de marcas que, puntualmente, apoyan estas reivindicaciones o se unen a ellas de manera interesada, en lo que suele llamarse green washing, rainbow washing, etc. y otras que lo hacen de forma efectiva y real, integrando esos valores en su actividad.

Por otro lado, es innegable que muchas de estas causas son capitalizadas y asociadas a determinadas tendencias políticas e ideológicas, algo con lo que, personalmente, estoy en total desacuerdo, ya que la lucha contra la desigualdad, el cuidado del planeta y el medioambiente, el apoyo a los sectores sociales desfavorecidos, etc. son cuestiones que deberían ser causas universales.

Sin embargo, en un contexto tan polarizado y radicalizado como el que vivimos actualmente, esta asociación ideológica se produce de forma casi automática y, por tanto, conlleva unas determinadas reacciones y consecuencias.

El caso Danone

Recientemente, Danone lanzó una campaña, con motivo de la celebración del Orgullo, con el objetivo de impulsar “una sociedad tolerante e inclusiva”. Para ello, rediseñó diversos carteles antiguos, en los que han reflejado diversos tipos de familias, reflejando la diversidad y la realidad social actual.

La campaña se convirtió en viral, pero no, precisamente, por los apoyos a la misma, sino por todo lo contrario. Las críticas a la campaña en redes sociales no se hicieron esperar, alentando el boicot hacia la marca con frases como “no me gusta que me adoctrinen”.

¿Estamos retrocediendo en el apoyo social a estas causas? Desde mi punto de vista no. Yo, personalmente, creo que lo que está creciendo es el rechazo por la ideología y politización asociada estas causas, fomentándose una enorme radicalización que, sin duda, las perjudica.

¿Cómo afecta la polarización ideológica a la comunicación corporativa?

Un estudio realizado en 2019 por la consultora Morning Consult en EEUU (no olvidemos que todo lo que ocurre en marketing y comunicación en EEUU termina, más tarde o más temprano, llegando aquí), el 53% de los consumidores siente que las marcas han incrementado su compromiso político, lo cual puede provocar acciones de boicot o incremento de ventas, dependiendo del caso.

Ese mismo estudio concluía que el 29% de los consumidores realizaría un boicot a una marca si hiciera gala de un posicionamiento político que no comparte (salvo millennials y centennials que ven más positivamente estos posicionamientos).

Es claro y ha sido una tendencia muy habitual entre las marcas que la mejor opción es evitar implicarse desde el punto de vista político, salvo casos justificados y dependiendo de sectores y actividades. Sin embargo, hoy en día, como ya decía en el apartado anterior, el simple apoyo a una causa social puede interpretarse como un apoyo o seguimiento a determinada ideología.

¿Cómo deben actuar las marcas?

Desde mi punto de vista, las marcas deben ser fieles a sus propósitos y valores y, por tanto, si es coherente con la esencia y personalidad de la marca, no deben renunciar, de ningún modo, a apoyar las causas que consideren oportunas o colaborar con las acciones que crean necesarias.

Dentro de ese apoyo a las causas que se definan en sus planes estratégicos, por supuesto, deberán valorar los posibles impactos positivos y negativos, en relación con su reputación, su posicionamiento y su negocio y, desde ese punto de partida, desarrollar las acciones y el alcance apropiado.

No debe perderse de vista que el contexto político es muy volátil y está en constante mutación. Sin embargo, el propósito y los valores de las marcas, aunque no son inmutables y pueden (y deben) evolucionar, sí que tienen que ser consistentes en el tiempo y, por supuesto, coherentes. Por lo tanto, el objetivo deberá visualizarse a un plazo más amplio y no quedarse, únicamente, en las reacciones puntuales del día a día.

Noelia Perlacia

Socia y dircom Avance Comunicación

Deja un comentario

Gracias por contactarnos, en breve te llegará un email con el enlace de descarga de tu Guía práctica

Formulario de contacto

Formulario de contacto

Call Now Button