Cómo usar los tiempos verbales al redactar contenido para web

En la redacción publicitaria el manejo adecuado de tiempos verbales es fundamental para conseguir que el cliente pase a la acción. Así, y en función de si buscar contar los beneficios de tu producto, describir sus características o persuadir al lector para que lo compre, deberás situar la acción en el marco temporal más adecuado. A continuación te mostramos la importancia de los verbos y qué formas utilizar según cuáles sean tus objetivos.

¿Cómo influye el uso de los verbos en publicidad?

A diferencia de la literatura, donde los adjetivos calificativos nos ayudan a transportar al lector al interior de una historia, los verbos en la publicidad son el recurso lingüístico más importante para promover que los destinatarios de la comunicación pasen a la acción y compren o se informen sobre un producto. Esto tiene dos motivos.

En primer lugar, los adjetivos calificativos son subjetivos, por lo que unas habitaciones de hotel «amplias y lujosas» van a significar algo distinto para escritor y lector. Además, un abuso de este tipo de palabras puede hacer saltar las alarmas, transmitiendo que estás intentando forzar la venta. Si el cliente potencial sintiese que ese es el caso, conseguirías el efecto contrario y lo espantarías.

Por otro lado, los verbos implican acción y, en consecuencia, te van a ayudar a ser más persuasivo. Además, son específicos: dormir, reír, comer o brillar significan lo mismo para todos. El consumidor percibirá, así, los mensajes como información de calidad.

¿Cómo utilizar los tiempos verbales?

A la hora de desarrollar marketing de contenido o textos publicitarios, el tiempo de la acción te va a servir para crear una dimensión temporal adecuada a la historia que quieres transmitir. A continuación te explicamos para qué se utilizan el presente, el pasado y el futuro en la comunicación comercial.

El presente de indicativo

Es el tiempo verbal mayoritario. Se utiliza en más de un 60 % de las ocasiones, ya que no solo sirve para describir el momento actual. Veamos algunos ejemplos.

• En un contexto publicitario puede hacer referencia a la realidad ampliada. Es decir, que si lo utilizas para hablar de tu nuevo lanzamiento, se referirá a una acción presente que se prolongue desde el momento en que publiques el contenido hasta que ese nuevo producto sea sustituido por otro.

• También puedes utilizarlo para describir las características del producto: fabricado en acero inoxidabletiene tres cabezales accesorios, etcétera.

• El presente de indicativo te ayudará a hablar del futuro cuando expliques los beneficios del producto —disminuye visiblemente las arrugas a partir de la tercera semana— o si das detalles sobre el proceso de compra —lo pagas sin darte cuenta en cómodos plazos—.

Las conjugaciones en pasado

Es el tiempo menos utilizado. De todas las formas verbales pasadas, la más frecuente en publicidad es el pretérito perfecto compuesto, ya que lo más normal es que lo utilices para describir las consecuencias presentes de acciones pasadas. Los usos más habituales en comunicación son estos.

• Hablar de un antes y un después desde el uso del producto —un 30 % de quienes lo prueban han experimentado mejoría—. En este sentido, también lo vas a encontrar muy a menudo acompañado de adverbio «nunca» o, incluso, de «nunca antes» —nunca antes habíamos creado un producto así—.

• Describir el proceso de creación o hablar de la historia. Como en «hemos seleccionado las mejores uvas».

Contar testimonios. Por ejemplo, «mi cabello ha dejado de caerse».

Las conjugaciones en futuro

Se utiliza para acercar al lector al centro de la acción cuando se le habla de los beneficios de un producto o servicio. Según tu estilo de comunicación, podrás hacer apelaciones directas a este o utilizar la tercera persona del plural, haciendo referencia a unos usuarios indeterminados.

Este tipo de mensajes son muy populares en la comunicación publicitaria, y también puedes incorporarlos al contenido de tu web. Lo normal es que las oraciones en futuro vayan precedidas por otras con el verbo en imperativo como, por ejemplo, en «suscríbete a nuestra newsletter y te mantendremos informado de todas las novedades».

Como puedes ver, la elección adecuada de los tiempos verbales te va a ayudar a crear textos persuasivos y convincentes en tu redacción publicitaria. Independientemente de los fines que persigas cuando crees contenidos para una web, apostar por el verbo correcto te ayudará a insertar al lector en la acción, a animarle a que participe o a adentrarse en las descripciones de tus productos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.